Campaña Anual

La Campaña Anual de la Arquidiócesis de Washington ha sido durante los últimos cincuenta años una sagrada expresión de nuestra fe, de nuestra esperanza y de nuestra misión. Nos recuerda que cuando la necesidad por misericordia era grande, Jesús estuvo ahí con un amor perdurable y ahora él nos pide que demos de nosotros a los demás.

En el establecimiento de esta Campaña unificado para todos los fieles en 1969, el Cardenal Patrick O’Boyle dijo ”nos permite imitar en una pequeña medida el sacrificio que hizo nuestro Salvador.” En la primera Campaña, hombres y mujeres en toda la región contribuyeron más de $527,000 para apoyar el trabajo caritativo de la Arquidiócesis, ese año se incluyeron muchos programas de la misericordia a través de Catholic Charities para ayudar a los desfavorecidos, a fomentar el cuidado para los niños, ayuda para los ancianos, programas educativos y mucho más. Compromisos en los años siguientes crecieron significativamente porque personas como usted respondieron al llamado para ayudar a otros y crecer la iglesia.

Desde ese comienzo extraordinario, con más de 35,000 donantes en los años recientes participando anualmente, la Campaña ha entregado cientos de millones de dólares para proporcionar curdo, educación y liderazgo a las personas a lo largo de esta familia y comunidad de fe. Cada año, los fieles de la Arquidiócesis de Washington generosamente contestan el llamado, poniendo su fe y esperanza en acción apoyando esta causa que todos los días sostiene y mejora vidas y fortalece los ministerios y misión de la iglesia.

La meta para este año es de $14.3 millones y sus contribuciones generosas brindarán la mayor fuente de apoyo para los programas de la archidiócesis que benefician a muchos. La Campaña este año comenzará en enero y concluirá en diciembre, es una oportunidad para que usted pueda unir sus donaciones con los de otros para que podamos hacer posible que mujeres, hombres y niños de diversos orígenes que forman nuestra iglesia reciban el amor y la esperanza que ellos requieren urgentemente.

“Vamos que cada uno de nosotros haga su sacrificio en el espíritu de Cristo.”

~ Cardenal Patrick O’Boyle

Muchos dependen de nuestra asistencia. Su ayuda en particular es necesario en muchos aspectos este año. El gran reto para todos es no dejar que la oscuridad nos venza, sino seguir siendo personas de fe. A través de todo, nuestra fe es el Señor. Nuestra esperanza está en Jesús. Nuestra misión es ser un ejemplo de Cristo.

Juntos con su generosidad podemos traer renovación a nuestra comunidad e iglesia. Podemos ser una fuerza para hacer un cambio positivo. Todas las donaciones son exclusivamente para los ministerios y programas que forman parte de la Campaña y no para los gastos administrativos o legales.

Para este 50º aniversario de la Campaña Anual, tal como Cardenal Patrick O’Boyle lo suplicó al comienzo, “Vamos que cada uno de nosotros haga su sacrificio en el espíritu de Cristo, quien nos ha prometido una recompensa céntupla de todo lo que hacemos por los demás en su nombre.”

Gracias por su generosidad y sacarificación al trabajo que estamos haciendo juntos. Todas las donaciones cuentan y son enormemente apreciadas.

Tus Donaciones en Acción

Jesús nos dice en el Evangelio, “ Den, y recibirán” (Lucas 6:38). Estos son algunos de los programas y ministerios que su compromiso a la Fe, Esperanza y Misión en este 50 º Campaña Anual Arquidiocesana proporcionaran:

 Fe

Formación de seminaristas, diáconos y religiosos; educación continua; cuido para los enfermos, ancianos y sacerdotes retirados; y apoyo a la Oficina de Vocaciones, Oficina del Diaconado y la Oficina de la Vida Consagrada.

Esperanza

Ayuda financiera para las escuelas católicas; programas de educación religiosa parroquial; desarrollo profesional para maestros y catequistas; seguridad en las escuelas; administración de la inscripción y la tecnología; y educación en los ministerios universitarios.

Misión

Difusión para comunicar la palabra y el amor de Cristo; apoyo a los ministerios para fomentar y promover el matrimonio y la familia, la diversidad cultural; el compromiso con los jóvenes, adultos jóvenes y aquellos con necesidades especiales; difusión y ayuda a mantener la dignidad de toda vida humana, incluyendo la Reunión de Jóvenes y la Misa por la Vida; apoyo para los ministerios a los hospitalizados y encarcelados; apoyo para misas, eventos y comunicaciones especiales; y apoyo a Catholic Charities que cada año sirve a más de 140,000 hombres, mujeres y niños.

Meta de la Campaña

Anual 2019:

$14.3 millones

FE

Vocación y Clero

El Seminario San Juan Pablo II es un hogar donde los jóvenes pueden abrir sus corazones a Cristo en un ambiente marcado por oración, estudio, comunidad fraterna y sincera devoción a María.

Su donación a la Campaña asegura que estos seminaristas tengan el tiempo, los recursos y la orientación que necesitan para responder al llamado del Señor, comenzar su formación humana y espiritual para ser sacerdotes y hacer un compromiso de por vida al sacerdocio. El seminario “fue un gran ajuste para mí. La vida espiritual en el seminario es increíble” dijo Padre Benjamín Garcia, de su experiencia como parte de la primera clase graduado del Seminario.

La Oficina de la Vida Consagrada sirve a los hermanos, hermanas y sacerdotes de órdenes religiosas que a lo largo de la historia han sido una gran bendición para nuestra iglesia y comunidad, particularmente en las áreas de educación y cuidado de salud. Su amable donación ayuda a promover y apoyar las vocaciones para la vida religiosa, donde cada hermana o hermano a su manera, dan generosamente de sí mismos, para contribuir a la revitalización del mundo.

ESPERANZA

Educación y Formación de Líderes

La Oficina de Catequesis supervisa y asiste a los programas de educación religiosa para los jóvenes en las parroquias y escuelas católicas, preparación sacramental, formación de fe para adultos y el Rito de Iniciación Cristiana para Adultos (RICA). Con el apoyo de la Campaña la oficina tiene una mejor capacidad de proporcionar los entrenamientos, guía catequesis y otros recursos para que los catequistas puedan compartir la fe en la manera más completa y más productiva.

Las escuelas católicas de la Arquidiócesis de Washington son centros de excelencia académica con valores del Evangelio, cultivando las mentes de los estudiantes y sus desarrollos espirituales para que ellos puedan abrir sus corazones al Señor. Durante muchas generaciones las escuelas han formado líderes de nuestra iglesia, comunidades y nación. Sin embargo, hoy en día, sin la ayuda para los costos educativos, muchas familias no podrían darles a sus hijos esta oportunidad. Su generosa donación ayuda a que más jóvenes reciban una educación católica enraizada en nuestra fe y valores morales, que los preparan para construir un futuro próspero para ellos y la comunidad.

Ministerios en universidades locales, como el Centro de Estudiantes Católicos de la Universidad de Maryland, proporciona las necesidades pastorales de los alumnos, los invita a crecer su relación con Dios, profundizar su fe, compartir comidas y otros compañerismos y convertirse en futuros líderes de la comunidad y la iglesia. “Estamos construyendo una cultura católica aquí,” dice un joven participante, “y vivir el Evangelio”. Su donación ayuda asegurar de que este encuentro gratificante con el Señor continúe.

Misión

Próvida y Ministerios Especiales, Catholic Charities

La Reunión de Jóvenes y la Misa por la Vida atrae 20,000 jóvenes anualmente a defender el don de la vida humana y a orar por una cultura que protega la vida desde la concepción hasta la muerte natural. Santuarios por la Vida les brinde a las mujeres que enfrentan embarazos no planeados una estructura de apoyo para que ellas puedan tomar decisiones que afirman la vida. El Proyecto Rachel, proporciona un apoyo amoroso y un ministerio de sanación a las mujeres y los hombres pasando por el impacto de un aborto. Su donación a la Campaña apoya programas como éstos y otros programas valiosos que promueven un mayor respeto por la vida humana.

La Oficina de la Diversidad Cultural y Alcance proporciona recursos y apoyo que promueven el aprecio por las diversas culturas en la arquidiócesis y trabaja para la integración de la comunidad católica y la sociedad mayor. Su donación le ofrece los recursos para los festivales, conferencias interculturales, celebraciones especiales y devociones como la celebración anual Camina con María.

El Departamento de Ministerio de Necesidades Especiales soporta la Misa Blanca que celebra la dignidad de cada persona con discapacidades físicas, mentales, cognitivas y de desarrollos. Donaciones a la Campaña apoyan a esta celebración y otras iniciativas que evocan a construir una cultura de inclusión a todos en la comunidad.

Catholic Charities es la extensión de la iglesia de la caridad de Cristo, dedicada al curdo especialmente para los pobres y marginados. El año pasado, Catholic Charities proporcionó más de 5 millones de alimentos y más de 1 millón de libras de comida a despensas locales y proporciono 1,500 camas cada noche para aquellos sin hogares. Servicios médicos a miles, servicios de apoyo a más de 7,000 casos legales, entrenamiento para los desempleados y las personas con discapacidades de desarrollo. Su compromiso a la Campaña proporcionara las bendiciones de esperanza, consuelo y la fuerza para que los que benefician de su donación sigan percibiendo en tiempos difíciles.

“Más bienaventurado es dar que recibir.”

~ Hechos 20:35

Contactanos

Arquidiocesis de Washington
Campaña Anual
P.O. Box 29260
Washington, DC 20017-0260

Para más información

Darlene Cruz
Donor Relations Officer
Teléfono: (301) 853-4575
Correo electrónico:  [email protected]